82Q8xzS8_400x400

TIEMPOS DE ALQUIMIAS Y PENSAMIENTOS

…No quiero dejar de escribir, en primera fue lo que me orillo a ser artista y en segunda es una gran pasión que no deja mi mente en paz. Cada minuto que paso viendo el cielo, los pasos de las personas, el agua fluir, mi mente se llena de palabras, frases, historias. Cuando era niña, me gustaba ver las gotas de lluvia, a cada gota le ponia un nombre, una identidad y cuando se dirigian a un lado, creia que buscaban su alma gemela, a veces terminaba en tragedia, la gota no llegaba, la gota se destruía, otras veces, terminaba en traición, la gota que alcanzaba su meta era traicionada por una gota mas grande o fresca. Al final, existian momentos maravillosos y de esperanza, habian gotas que luchaban por llegar con su gota amada. ¿Ven por qué me gusta escribir?

De adolecente, me escabuia de mi recámara para escribir un rato, por el simple echo de que me cohibian mis padres que me vieran escribir cosas irrealistas, pasionales o dramáticos, en ves de realizar mis tareas. Mi primer libro fue la Guerra y la Paz de Leon Tolstoi, me llamo la atención por la palabra Guerra, tal ves fueron indicios de psicopatía o simplemente el echo de que las controversias no me gustan pero grito muy fuerte. Confiezo que ya no recuerdo de que trata la novela, que apenas analizo que debo volver a leerla. De ahí empiezo a leer libros de miedo, libros de fantasias, libros de ciencia, de culto, de química.

Mi punto de todo esto, es que, escribir es una manera de sacar tantas cosas de manera subliminal, sin querer mi conciencia se adentra en las palabras y al volver a leer lo que escribo, puedo ver claramente lo que busco, por eso tardo tanto en escribir las cosas, porque no soy capaz de hacer veinte hojas al día y plasmarlo sea físico o artificial.

Soy una artista titulada, el momento de hacer el juramento después de pasar el examén de titulación, estuve a punto de negar un título, pero al mirar los ojos de mis padres, decidi no hacerlo, ya que la finalidad de haber echo una carrera fue por ellos, por hacerlos feliz. Mi felicidad siempre es y sera, la libertad, el caminar por rumbos que nunca volvere a ver, si pudiese volar ya me hubiera ido, pero tengo una conciencia y el sentimiento del amor. Actualmente, trabajo libremente, soy mesera en un restaurant japones, soy diseñadora de logos, libros, publicidad, soy fotográfa (pero no de eventos sociales), soy pintora, soy artesana. Con lo que gano, compro material para pintar, plasmar mis fotos con marcos grandes, dibujar, ser artista. Me tomo casi un año averiguar que quería de mi vida, si trabajar en un gobierno, con salario fijo, prestaciones, seguro médico o ser simplemente una mujer multidiciplinaria. Tuve trabajos gubernamentales, maestra, diseñadora de una empresa, etc. No fui feliz.

Soy una mujer multidiciplinaria, busco mas en la alquimia, porque lo que hago no es solo artesanal, uso la herbolaría y las formulas, juego con la luz, con los colores, soy mi propia jefa, que a veces es una maldita bruja que no me deja descazar. Al final se vuelve generosa y me manda de vacaciones.

Decidi, ser feliz, tranquila, paz, guerra cuando sea posible, pero una guerra por la vida, por mi vida. Uso la meditación para escuchar, alejar el pasado, alejar los rencores, mi espalda me ha dejado de doler por eso, mi cuello casi no, porque sigue frustrando los fantasmas de personas que ya no veo pero siguen ahí. Cuando sepa como lograr evadirlos, os avisare.

En fin, solo quería escribir esto, porque hoy llovio y vi las gotas que hace mucho no jugaba con ellas, pero también ya hace dos años que no lloro y ya no se cómo se siente llorar.

sofi

La Sofy

Vitcha

Sensible y cínica que retrata un icono de cordura en un entorno insensato.

LLORA

Apenas ayer, decidi borrar muchas cosas en mi vida, tanto fisicas como intangibles, por ejemplo, blogs que tenia ya mas de 5 años abierto dondé escribia, subia fotos que sentia eran interesantes o buenas, criticas hacia el mundo, criticas hacia mi, poemas tristes…Pero todo debe tener un cambio, una busqueda, me preguntaba, qué es el éxito. Éxito, es, ¿tener casas lujosas?, ¿poder ser vegetariana porque tengo el dinero suficiente para poder comprar cosas organicas y veganas?, ¿tener un cuerpo de atleta y hacer yoga?, ¿haber viajado por todo el mundo y compartirlo en instagram o facebook?, ¿tener una pareja modelo, con buena vida y popular en la sociedad?, como artista que se supone soy, mi éxito deberia ser, ¿tener miles de reconocimientos por hacer “buen arte”?, ¿vivir en una casa grande y tener un automovil decente?, ¿tener cámaras de gran costo, un estudio para mi sola y conocer renombrados artistas?, ¿no vivir en un lugar no tan lujoso, hace que no sea parte de la vida del arte?…
Todo esto ha resonado en mi mente, que me ha dejado sin dormir por varios, varios días, puedo admitir que mi salud ha sido deteriorada por tantos pensamientos negativos, salir ya no es para mi una opción como entretenimiento, confiezo que posiblemente me volvi esquizofrenica y mucha agorafobia (miedo a salir), me siento muy feliz y calmada dentro de casa, salir implica, ver realidades, pobreza, suciedad en las calles, niños que ya no son niños, relaciones que mas bien parece trata de personas, trabajos infelices, que noencuentro un trabajo, caras largas, abrumadas, por mas que camine sin querer mirar todo eso, me es imposible y es mas, por mas que sonria por la calle, es dificil que esa sonrisa se mantenga así hasta llegar a casa.
Apenas unos meses que termine la carrera de Lic. en Artes visuales, increiblemente aún no puedo asimilar que un artista necesite un papel que indique que es artista. No se si esto me este provocando tantas cosas en la mente, confusiones, miedos, tristeza, depresión absolutamente cronica. No he pintado, dibujado, fotografiado, leido, no he echo nada, despierto tarde, tomo café todo el día, intento estudiar ingles pero este miedo impide lo siga haciendo. Leo y me la paso viendo videos sobre superación personal, unos dicen “sonrie siempre”, otros dicen “sal del confort” , ¡Pero oh dios!, me la he pasado sonriendo y saliendo de mi confort desde hace años y este dolor de espalda sigue.

Tanto fue ya mi desesperación, que ya habia tomado la decision de arrebatarme la vida, una forma tranquila y rápida, ya no queria seguir aquí, habia algo atorado en mi garganta que queria salir, gritar, decir: ¡BASTA!.

No sé cómo paso, solo se que escuchaba música clásica, esa música que algunos intelectuales solo escuchan, no falso, no solo ellos, he conocido gente de un status muy bajo que prefieren tener un cd de Mozart bien escondido, solo para ellos, para poder calmarse. Como mencione anteriormente, no sé que paso, pero me di cuenta, cual era mi error.
Como una vez dijo Socrates: Sólo sé que no sé nada, y si así era esto, reamente no sabia nada. No tengo una buena ortografía, no se muy bien la ubicación de los países, no se, cuánta parte se han derretido los glaciares (que por cierto es bastante), no se mucho de artistas, de fotográfos, me lleno mucho la mente de films que para mi son extraordinarios, pero no se sus directores, escritores…leo mucho ciencia ficción y expresionismos altamente experimentales, pero no se, qué clase de literatura es, dondé se basan o por qué se escribieron, me gusta el cine documental, pero no se ni como se cofidica un formato de video. Si, tenia muchas cosas en la mente, pero nunca me percate que lo que era es, ideas, conocimientos, que querian salir, estaban empolvados, por el simple echo de que mi persona solo queria ser aceptada, tener lo que otros no tenian y culpo a las redes sociales, la mala calidad de programas televisivos, las malas peliculas exageradamente fantasiosas que no advierten al espectador que es solo imaginación y que uno si puede lograrlo no de manera tan fantasiosa pero si luchando por el sueño.
Admito que me la pasaba en las redes sociales, stolkeando gente, viendo si alguén le dio like a mi frase u “obra”, recuerdo que cuando expuse una pieza, mande invitación y el día de la exposición casi nadie fue y una persona dijo: “Pero si lo publicaste en el face”, y yo aún creyendo en esa frase, pensando: “es verdad, lo publique”, aún no entendia que la vida no se basa en eso, en lo artificial. Mi vida era artificial, ver vidas de otras personas en un medio artificial, tanto así que su imagén que veia de perfil se quedaba en mi cerebro que cuando veia a esa persona fisicamente, no la percibia tal cual, yo estaba dañada por completo.
Decidi, tener éxito en mi vida, decidi ser Feliz, después de todo este analizis que tuve, mi cerebro me dolia, porque desde hace mucho tiempo no habia pensado tal cual. Cerre mi red social, solo deje el instagram, ya que si puedes encontrar imagenes bellas que pueden inspirar, deje mi blog y portafolio en line, es un reto para mi igual, porque así dejare de estar desvalorandome a traves de otras vidas que ni soy parte de ellas, borre blogs antiguos, modifique mi portafolio, agregando solo lo mas importante para mi, leo cosas útiles, estoy en proceso de comprar un buen diccionario, tengo una libreta roja y un libro de ingles para estudiar, mi celular lo uso para buscar conocimiento y no para espiar.
Aún me sigo levantando tarde, pero, ya casi no estoy en ese abismo deprimente que solo me hacia sentirme mal y mal, no me interesa ya cumplir 30 años y aún no encontrar trabajo, porque mi trabajo ahora soy yo, alimentarme, prepararme, seducirme para amarme mas que nunca, y así, seguir otro camino (“tener” un empleo satisfactorio, ser feliz con mi pareja, ser una gran hija, nieta, amiga, ser humano).
Hoy me levante temprano, limpie la casa de mi abuela (que ya tenia tiempo que no lo hacia), ayer, me desvele no por estar comparando mi vida, sino acomodando mis cosas, tirando lo que no sirve, recordando que soy única y grandiosa, empece a hacer cosas que no hacia, me altere un poco porque estoy en proceso de curación, no de la noche a la mañana se solucionan las cosas.
ESTA ES MI VIDA,  respiro cada vez que las cosas fallan, pero ya no grito alteradamente, me sacan aún de quicio mis padres, sobretodo mi madre, pero es mi madre y la amo, así que ya casi no soy efusiva en mi enojo, escucho y opino, pero no me quejo, quejarse es de cobardes, camino no corro, observo y sonrio, saludo y doy gracias, doy el paso a los necesitados e intento ya no ser hipocrita como antes. M humildad va creciendo, no la tenia, humildad es cuando realmente le das un vaso de agua y no una moneda, cuando dices “bien por ti” y no un  “no te lo mereces”.
Me aleje profundamente de personas que tienen una vibra pesada, envidiosa, abariciosa, sin escrupulos y sentimientos, pero como lo cortes no quita lo valiente, solo saludo cortesmente. Se que pronto sere yo, pronto estare bien y tendre una gran parte de mi éxito: Dormir en paz y ser feliz.
Y a ti que estas leyendo esto, primero, gracias por leer y segundo, se feliz, agradece a los que de verdad estan ahi para levantarte del lodo mugriento donde a veces caemos, llamalos, mandales un mensaje, invitales un café. Abraza a tus padres,ellos sufren por ti no seas egoista. Invita a tu familia a crecer, no invites tus vicios a dormir contigo, ama a esa persona que tienes a lado tuyo como pareja, esa persona sabe que tienes algo especial, es dificil ahora tener a alguién así, no lo desaproveches.
El éxito es la felicidad, un día ve a un bosque, al mar, al llano, al monte, no se, a un lugar donde grites o simplemente te que quedes callado y di: estoy bien, estare bien y llora de felicidad.

“TIEMPO, ASÍ TE RRESPONDO”

Por lo que hice o no hice
Por lo que comí o no comí
Por lo que vi y no vi
Por lo que quise y no quise
Por lo que escuche y no escuche
Por los momentos que pase
Y por los que pasare

Por aquello de lo que me dijeron y creí
Por aquello de lo que debí creer
Por esas cositas pequeñas que te hacen palpitar como loco
Y sientes la ridiculez de escribir tonterías como estas
Soy parte de una historia
No de muchos pero si de pocos
De mi padre, de mi madre, de mi hermana,
de mis mascotas, de mis amigos, de mis ex amores,
de mis nuevos amores, de mis enemigos.

Como caracol
estoy Viviendo cada pasó que tomo
Tomando el consejo
que un loco me dio alguna vez “Tiempo, esto es tiempo, escucha el viento”
Observando lo incorrecto y lo correcto
Caminando como debía caminar
Sin reproches y excusas
Sin caprichos y odios

Estoy rodando
sabiendo que me topare con personas que nunca creí toparme
Sabiendo lo que hare y diré cuando las vea
“Te abrazare y me retirare”

Con consentimientos y sin consentimientos
Con miedos y sin miedos
Sin esquizofrenia alguna
Y algunas veces con pesadillas
Sin lujuria y sin placeres
Sin dolor y sin venganza
Yo no sé que pase
O tal vez si sepa que pasara mañana
O que se yo

Solo se
Que estoy aquí en un punto inexacto
Sin creer en varias cosas
Pero creyendo en lo que sigo
Hola te digo, gracias y suerte.

AÑOS, MESES, HORAS Y SEGUNDOS, EN EL INFIERNO

(Relatos de infiernos, mientras no hago nada)
A lo lejos de las dimensiones…perdidos entre los llantos de mares…se mueren las hormigas y se ahogan los dragones…ha muerto la reina, ha muerto de hemorragia.
 I.- -Y bien- Pregunto aquel señor, vestido de un traje entre negro y azul, con un cigarro en la mano, sentado a lado de una ventana. Porta un pequeño gafete que dice: Doctor Trebus.
 -¿Qué?, realmente no se que estoy haciendo aquí- Exclamó Seulement, con apariencia desgastada, cabello largo y negro, sus ojos eran demasiado negros y tenia ojeras, parece que no había dormido en días. Tenia unos jeans negros, una playera blanca con un logo de un triangulo rojo. Unos tenis azules y portaba un collar con varias figuritas, las uñas descoloradas de azul. Traía su sweater tomado de la mano.
-Sabe, yo se que estoy enferma, así que, realmente no tengo nada que hacer aquí, no quiero estar aquí, ¿para qué?- exclamo Seulement.
 El Doctor Trebus, apaga su cigarrillo con el pie, toma su libreta y empieza a escribir.
 -Para que pronto puedas irte de aquí, ¿para qué más podrías estar aquí?- La chica toma asiento en un diván rojo, al parecer antiguo, era muy grande como para recostarse por un largo tiempo, al lado del diván se encuentran unos cigarros en una mesita de madera junto con una jarra de agua. Ella al tomar asiento, empieza a ponerse el sweater, asienta su mirada en la cajetilla de cigarros, como si quisiera uno, pero después, la ignora, prefiere tomar la jarra de agua, se sirve en un vaso de vidrio y empieza a observarlo.
 -Podría ser, para poder simplemente distraerse- exclama ella mientras observa el vaso lleno de agua.
-¿Distraerse?- comenta el Doctor Trebus. Seulement, deja el vaso en una mesa y empieza a esculcar los libros y decoraciones del lugar.
 -Si, para que usted pueda distraerse, mientras observa por la ventana y piense en todo lo que podría hacer sino estuviera aquí- exclama Seulement, ella empieza a hojear un libro, “Todo sobre Grecia”: -Este libro, se ve muy interesante, ¿podría prestármelo?- Seulement toma el libro y lo estrecha sobre su pecho mirando hacia la ventana. El Doctor Trebus, simplemente le quita el libro, lo deja en su lugar, le pide a Seulement que se siente y empiece a contarle sobre los días que no había ido a las citas.
 -Sabe, nunca me gustó Aristóteles- exclamaba Seulement mientras jugueteaba con su cabello -¿y no me preguntará por qué no me gusta Aristóteles?- Seulement esperaba a que el Doctor le respondiera, pero no lo hacia, así que siguió hablando.
 – Extraño tener un celular, claro, nunca lo usaba, pero era bueno saber la hora y empezar a ver los días en el calendario que tenía, además, mi celular es viejo, para qué lo quiero conmigo. En fin, sabe, como le dije, yo se que estoy enferma, no quiero charlar con usted de eso, no tiene caso, ni para usted, ni para mi. Todo esto, de que escriba y escriba, es una perdida de tiempo, qué escribe, “Seulement, no ha dicho nada de lo que le pregunte, Seulement, no quiere cooperar”, eso dijo la vez pasada y sabe que, seguirá siendo así, a ver quién sale ganando – ella cruza los pies y exclama de una manera retadora: – o perdiendo –
 El Doctor Trebus, deja su libreta sobre la mesa que tiene a lado de su sillón, mira a la ventana, se para, empieza a jugar con su barba, observa su gafete y sigue mirando a la ventana.
 – Seulement, tus padres vendrán en un par de días a verte, no creo que te guste verlos tristes cuando vean que aun no mejoras. La señorita Lucy, me comento que no has comido, que hicieron de todo para que comieras, además, no quieres sociabilizar con nadie, casi amenazas a una de tus compañeras de cuarto, exigiéndole que no te hablara.
 Seulement, se quita el sweater, bebe otro vaso de agua da manera pasiva y empieza a decir en voz suave: – Ella quiere ser mi amiga, es obvio que debo exigirle que me deje en paz, para eso estoy aquí, bueno, la verdad no, me trajeron aquí a la fuerza, yo estaba feliz donde estaba-
-¿ Qué no recuerdas cómo te encontraron Seulement?- exclamo el Doctor Trebus mientras se servía un vaso con agua, – Uno de tus amigos te encontró en tu departamento, sin alimentos, sola, sin electricidad, con muchas velas, hablando sola, en un muy mal estado y no diré lo demás porque, para mi es incomprensible todavía-
 Seulement, se paro del diván, se acerco a la ventana y le dijo: – No, yo no quería tener tanta luz, para qué, eso atraía a la gente, ¿alimentos?, solo era lo necesario, lo que yo comería, ¿acaso quería ver a una obesa, con kilos y kilos de comida en el refrigerador?, no señor, claro que no, yo estaba hablando conmigo misma, ¿nunca lo ha echo usted?, ¿hablar con usted mismo?, se sorprendería mucho al escucharse. No duermo porque tengo miedo soñar no me gusta soñar, a veces son lindos y perfectos, que me dan tantas ganas de quedarme en mis sueños. Pero otras veces, son raros, terribles, horribles, que no quisiera ya soñar Por eso odio dormir, porque no me gusta soñar-, tarareaba Seulement mientras se tallaba los ojos y remojaba los labios con agua.
 Tin tin tin, sonó un reloj que tenia en el librero, el Doctor Trebus cierra la ventana, asienta la cabeza hacia abajo y se sienta en el sofá.
La joven mira a la ventana y exclama – Yo no creo que las terapias funcionen en la vida, yo no creo que hablar con usted funcione, de igual forma, no creo que mi vida este mal, alejarme de todos es la mejor opción para mi, mi deseo de estar tranquila, para que agobiarme de tantas decisiones a tomar, “que si debo escoger una carrera, que si debo escoger una casa cómoda, que si debo escoger un trabajo excelente, que si debo seguir creyendo o no en el amor, que si debo estar rodeada de gente, que si, que no, que qué se yo. Nada ni nadie me obligó a hacer lo que hago y ser lo que soy. Sabe, por eso odio a Aristóteles, quién se cree en decirme del por qué del nombre y lo que es la belleza, ¿quién se creen todos esos filósofos?, solo bebían vino y no diré otras cosas, porque no es mi obligación. Que este bien Doctor Trebus, sabe que siempre será la misma jugarreta-.
Entran unos tipos de blanco y le colocan una camisa de fuerza al Doctor Trebus, lo sujetan bien con la camisa, el Doctor Trebus mira hacia la ventana, mira a Seulement. -¿Qué es un ser humano sin corazón y sin sentido?- exclama ella, mientras se pone de nuevo el sweter, -es un hombre sumamente feliz-, responde. Se llevan al Doctor Trebus mientras Seulement toma la pequeña libreta y la hojea, la coloca de nuevo en su lugar y toma el libro “Todo sobre Grecia”, lo observa, sonríe, abre la ventana y tira el libro. Ella se desvanece poco a poco. Hay un tipo sentado en una banca, en un parque un poco grande, casi no hay nadie, al parecer empieza a amanecer, el tipo reacciona, se ha dado cuenta, que ha soñado de nuevo, se levanta y camina hacia “no se donde”.

DE NUEVO ME ACOMODO LA ALMOHADA

De nuevo me acomodo la almohada, quito las cobijas y las aviento al suelo quedándome solo con la sabana de seda que compre en mi ultimo viaje que fue Madagascar, como recordar ese lugar, su mar único e infinito, su aroma, su aire. Luego me acomodo boca arriba y miro hacia la pared, pensando en que habrá pasado contigo, después de nuestro ultimo adiós, donde tus ultimas palabras fueron “Vete ya o sino perderás el avión”. No puedo creer que olvidáramos lo que paso en tanto tiempo. Fueron largos meses juntos, donde yo ya no sentía frió en la cama, donde todo era justo, todo era bueno y todo era “bonito”. Cuando nuestros labios se acercaban y aventaban chispas, recuerdo muy bien la primera vez que te vi, en el café Rosita, no recuerdo la calle, esa vez fue cuando tuve mi empleo como conductora del programa de “Siguiendo la brújula”, aquel programa que presentaba los diferentes tipos de animales existentes de cada lugar que visitaba, esta vez no iba a trabajar como guía de turismo de cierto lugar, esta vez seria conocedora del otro mundo. Estabas solo, sentado leyendo un libro llamado “Como realizar los mejores cócteles”, pensé que a lo mejor era una novela sobre algún romance, o una historia de detectives, que ignorancia la mía, porque al acercarme y preguntarte que tal estaba el libro, tu solo contestaste, -¿Cómo debe estar?, si solo se trata de cócteles- vaya, eso no lo tome con mucha importancia, ya que al ver tus ojos verdes y tu rostro cálido solo pensé, que interesante especie de animal tenia frente a mi. Tomamos dos tipos de café, americano y uno de Guatemala, me gusto mas el guatemalteco, tenia mas vida. Platicábamos sobre la vida, los libros, los niños, las familias, y en una de esas sobre nuestros oficios, “Yo soy zoóloga y antropóloga, soy media esclava y media manirroto, a veces tengo que tomar las decisiones de mis jefes otras me hago la desentendida y hago mis actos, amo mi trabajo porque conozco muchas cosas que me servirán algún día”, vaya, parecía colegiala diciendo toda esa basura, simplemente debí decirte “Soy zoóloga y antropóloga, ah , y trabajo en un programa de TV”. En eso tu sonreíste, ¡oh! esa sonrisa me cautivo, tu contestaste que trabajabas como un gran arquitecto que diseñaba de todo, ya sea edificios hasta la tumba de algún famoso ya fallecido, que tomabas muy en cuenta el dinero para el éxito; eso no me importo porque sabia que en el fondo de tu gran corazón existía un granito de humildad, y sabes por qué, porque cuando me mencionaste que amabas la fotografía y el country me percate que no eras uno mas de los que solo viven en las oficinas, encerrados sin ver la realidad de este bello mundo. Cuando te percataste de la hora de tu rolex negro, con pequeños puntitos de oro, te sorprendiste y te disculpaste conmigo, diciéndome que tenias una importante junta, pero que te diera mi número telefónico para que un día tu hablaras y saliéramos a pasear por la ciudad, al darte mi número saliste corriendo pidiendo un taxi y te fuiste, mientras tanto yo quede sentada pidiendo otro café y pensando como seria un baile juntos a la luz de la luna. Pasaron meses, tu y yo, ya éramos muy amigos, tu me visitabas en mi departamento o en el estudio donde grababa mi programa y cuando me iba de viaje me mandabas mensajes graciosos y yo al regresar te traía recuerdos hermosos. Recuerdo que una vez te burlaste de mi, cuando me viste en televisión con un mono araña que no dejaba en paz mis duraznos, tu gritabas a carcajadas “El mono te ama, ese mono te ama, quien no te va a amar”, y hay, cuando dijiste amar, me quede callada. Tu me miraste a los ojos –Si, quien no te va a amar, siendo una mujer tan bella, inteligente, única, si yo te amo, los demás también ¿no crees?- y nos besamos hasta el amanecer. Paso un mes y éramos ya una pareja, no planeábamos aun en una boda, pero si en vivir juntos, dormíamos los viernes juntos, cuando viajaba, me extrañabas tanto que cuando regresaba me recibías con globos rojos grandes y un animal de peluche, ya sea un tigre, un oso o una víbora graciosa. Luego pasaron 6 largos y grandiosos meses, pero descubrí que algo andaba mal, tu ya no eras como el de antes, ya los viernes no dormíamos juntos, te la pasabas en planos, rompiendo lápices porque te pasabas de línea en tu gran hoja, que la verdad no se como se llama, en el teléfono gritando que no podías hacer tal estupidez en tal lugar, que no eras robot, que necesitabas vacaciones y no conmigo, cuando regresaba de viaje solo me recibías con un globo y una cara de cansancio, ya no cantabas en la ducha, ya casi no me visitabas, cuando te hablaba al oído me hacías a un lado, aun así, yo te soporte, porque sabia que estabas pasando un mal momento, quién no. Ni tiempo me dio para decirte que me habían dado un gran trabajo en Perú por un año, era lo que siempre espere, esta vez no solo serian animales, sino los lugares mágicos y extraños así como conocer todo el lugar donde estuviese, pero tu ni enterado estabas. Hasta que llego un día anterior para salir hacia Perú, te prepare un café (amargo, por cierto) y te lo dije, tu te enfadaste tanto -“¡Por qué demonios me lo dices hasta ahora, acabo de firmar un contrato para irme a México, se supone que tu irías conmigo, así que rechaza lo de Pe no se dondé y te vienes conmigo!”- fue una gran discusión entre tú y yo, palabras fuertes, maldiciéndonos, matándonos con las miradas, olvidando lo cuanto nos amábamos. Yo nunca quiero destruir mi vida y menos la de los demás, así que decidí no rechazar Perú e irme, tu lo aceptaste, te prometí que al regresar, inmediatamente sacaría mis cosas del departamento y te alcanzaría en México, tu solo subiste y bajaste la cabeza como un si y yo solo te abrase. El día que tenia que partir, tu me diste un anillo, no era de compromiso, sino de promesa de que volveríamos a vernos. Te bese como ha nadie he besado y poco a poco me fui hacia el avión. Pasaron 11 meses y ni un hola, ni un ¿cómo estas?, un te amo, te extraño, nada, en eso comprendí que a lo mejor habías conocido a alguien mas, pero después pensé y me dije a lo mejor le paso algo, trate de comunicarme contigo pero nada, hasta que un día tu hermana se conecto en la red y me dijo que estabas muy ocupado con tus proyectos y que te habían entregado una placa al mejor arquitecto, me hubiera encantado que me lo dijeras tú, pero al menos estabas bien. Al regresar a Monterrey, quise partir inmediatamente a la ciudad de México, pero mejor me quede, me prepare un café, dulce, me recosté en el sofá, y después, heme aquí, acostada boca arriba pensando y viendo la pared, con el anillo en mi mano derecha y la mano izquierda un teléfono, ¿Qué habrá pasado con ese amor tan bello?, a lo mejor nuestras dos áreas tierra-poder (dinero) no se llevan o a lo mejor, mi destino es otro, no lo se, pero si se que te extraño y que de nuevo vuelvo a sentir este gran frió en mi piel.